Marcas y Comparativas

Yamaha XV950 Bolt, una custom japonesa muy versátil

Yamaha

Yamaha continúa apostando por los modelos custom con la XV950 Bolt, una moto con una estética muy llamativa y que ofrece una gran versatilidad, pues se comporta perfectamente tanto en los desplazamientos cotidianos por la ciudad como cuando salimos de ruta a las carretera, que es donde verdaderamente la vamos a disfrutar.

Si bien las custom más populares son las que salen de las fábricas de Estados Unidos, donde cuentan con un mercado muy amplio, desde hace años las marcas japonesas han encontrado su nicho de mercado, sobre todo en Europa, con motos similares pero adaptadas a los gustos y necesidades de los pilotos europeos, y con precios algo más ajustados, y es que podemos adquirir una XV950 Bolt por poco más de 8.600 euros, cifra que asciende algo más si decidimos incorporar algunos elementos que no vienen de serie en el modelo básico, como el ABS.

Consumos moderados

El motor de la XV950 Bolt es un bicilíndrico que ofrece unas prestaciones muy interesantes y con unos consumos bastante moderados. Es capaz de rodar a velocidades medias del entorno de los 150-160 km/h de forma muy suave, sin brusquedades, con una aceleración bastante progresiva. El depósito, con 12 litros de capacidad, quizás se queda algo corto para viajes de larga distancia.

El peso de la XV950 Bolt ronda los 250 kilos aunque ofrece una buena maniobrabilidad en parado para poder ser utilizada en ciudad sin grandes problemas aunque, evidentemente, no estamos hablando de un scooter.

Elegante y sencilla

A nivel estético sorprende por su elegancia dentro de un tono sencillo, sin elementos que sobresalgan en exceso, pero con una línea claramente custom. Permite espacio suficiente para el piloto y acompañante y maletas para el equipaje, aunque con una capacidad algo limitada con respecto a otros modelos de la competencia.

La XV950 Bolt quizás no sea la mejor custom del mercado, pero sí es una de las más versátiles, perfecta para quienes deseen una moto tanto para un uso diario en la ciudad como para salir de excursión los fines de semana.