Marcas y Comparativas

Yamaha renueva la SR400, una moto para nostálgicos de los años 70

Yamaha renueva la SR400.

Los primeros modelos SR de Yamaha vieron la luz hace ya más de tres décadas. Ahora la marca japonesa vuelve a ponerla en el mercado con una nueva versión de la SR400, una moto urbana con una estética retro que seguro gustará a los motoristas más clásicos y nostálgicos.

Yamaha ha optado por realizar pocas modificaciones en esta nueva versión de la SR400, pues ha querido respetar la mayor parte de su clásica estética así como sus características técnicas, destacando que se mantiene el tradicional arranque de pedal frente a los electrónicos de hoy en día y, sobre todo, su característico faro delantero redondo que la hace inconfundible.

Una moto muy urbana

Como siempre, la SR400 es una moto que ofrece pocas complejidades pero un rendimiento muy interesante, con consumos muy bajos y unas prestaciones perfectas para realizar desplazamientos urbanos y salir a carretera cuando es necesario sin desentonar, pero sabiendo que su entorno natural es la ciudad.

Se ha mejorado la posición del piloto para ofrecerle mayor comodidad, mientras que el cuadro de relojes, los puños y los espejos retrovisores apenas se diferencian de los que se montaban hace 30 años.

Cambios en el motor

El motor sigue siendo monocilíndrico, de cuatro tiempos y refrigerado por aire, pero ahora es alimentado por inyección electrónica en sustitución de los tradicionales carburadores. Este cambio en el motor ha permitido que la nueva SR400 consuma menos que los modelos anteriores, y se sitúa ahora en poco más de cuatro litros cada 100 kilómetros. El depósito, de 12 litros de capacidad, permite una autonomía que se acerca a los 300 kilómetros.

El sistema de frenos también se ha modernizado, con un disco delantero que permite realizar frenadas más efectivas y suaves.

La Yamaha SR400 se puede adquirir por menos de 6.000 euros, un precio adecuado para una moto que hará las delicias de los nostálgicos.