Marcas y Comparativas

Yamaha pone al día su popular scooter X-Max 125

Scooter de Yamaha.

La Yamaha X-Max 125 es uno de los scooters más populares en las ciudades de Europa y la marca japonesa no quiere perder su lugar de privilegio en las listas de ventas, por lo que ha decidido introducir algunas mejoras que afectan sobre todo a elementos de equipamiento y algunos retoques estéticos que hasta ahora apenas se habían tocado desde que saliera el primer modelo a la calle, allá por el año 2006.

Mejorar algo que funciona bien no es sencillo pero el trabajo que Yamaha ha realizado en su nuevo X-Max 125 es digno de ser valorado. Los cambios seguro que van a gustar.

Mismo motor, mejores prestaciones

Lo primero que hay que destacar es que el comportamiento del motor, pese a ser el mismo, el clásico monocilíndrico 4T LC SOHC 4V, funciona de forma todavía más suave pues se ha modernizado y mejorado el sistema de inyección. La aceleración es muy progresiva, sin apenas tirones, y aunque algunos critican su falta de nervio, lo cierto es que se adapta a la perfección para su uso urbano, que es donde vamos a realizar la mayor parte de los kilómetros con esta moto. No obstante, sus 15 cv de potencia le permiten salir a la carretera sin ningún problema y circular por encima de los 100 km/h, aunque no es su hábitat natural.

El nuevo X-Max 125 también sale equipado con unas atractivas llantas de 15 y 14 pulgadas que sirven para montar neumáticos de 120/70 y 140/70, lo que le otorga una gran estabilidad. Otra ventaja es que de serie las gomas que lleva este scooter son de la marca Michelin, toda una garantía. Los frenos, de disco, permiten frenadas suaves y eficaces incluso en condiciones de asfalto mojado.

Mejora la aerodinámica

A nivel estético recuerda mucho a su “hermano mayor”, el X-Max 400, con el que comparte muchas similitudes. Se ha cuidado mucho la aerodinámica y tanto el piloto como el pasajero disfrutan de una posición realmente cómoda, con una gran sensación de protección gracias a su gran carenado.

El cuadro de instrumentos, digital, incorpora un pequeño ordenador de a bordo que recoge los datos de funcionamiento y consumo. También se ha mejorado el aprovechamiento de los espacios para ganar lugares donde guardar objetos.

La moto sale al mercado por un precio muy competitivo, por debajo de los 4.000 euros.