Competicion

Viñales se disculpa con su equipo

El joven, valiente y temperamental Maverick Viñales -debe su peculiar nombre al ídolo cinematográfico de su padre- ha pedido disculpas a su equipo tras su desmedida reacción tras el fiasco de su moto en el último Gran Premio, el Gran Premio Motorland disputado en el circuito de Aragón, en Alcañiz (Teruel). Allí, Viñales reaccionó con malos modos después de su moto se parara en la vuelta de calentamiento y le impidiera disputar la carrera de Moto 3.

Disculpas generalizadas

“Antes de volar hacia Motegi, quiero aprovechar la ocasión para pedir disculpas a mi equipo, a mis patrocinadores, a mi club de fans y al público en general, por haber perdido la compostura cuando se me paró la moto durante la vuelta de calentamiento. No pretendo justificar aquella reacción, pero sí que se intente comprender el momento de desesperación y de rabia que viví en aquellos instantes viendo como desaparecían, de un plumazo, las últimas opciones al campeonato”, explicó Maverick en un comunicado que,seguramente, fue cocinado por la dirección de su escudería.

Motorland, un infierno

“Está claro que el G.P. de Aragón fue muy duro para todos nosotros. Se sabe que en las carreras todo puede pasar, pero cuando se viven situaciones como la que nos tocó vivir en Motorland, nunca se está suficientemente preparado para ello”, añadió el piloto catalán.

“Pese a lo sucedido en Motorland, viajo a Japón muy ilusionado. Ahora es momento de pensar en positivo y de aprovechar las últimas carreras que quedan de campeonato”, remachó el piloto.

Suerte, acierto y temple para Viñales en Motegui.