Marcas y Comparativas

Triumph Scrambler 900, el gusto por la nostalgia

98ACBBA7890B4215BE99FB0D5E550614

La Scrambler 900 es una de las motos más auténticas de Triumph y dada la gran aceptación que tiene en todo el mundo está en constante evolución. Incluida en la serie Bonneville que evoca a motos clásicas, la Scrambler 900 sigue siendo una interesante opción para aquellos motoristas a los que les gusta salir a pilotar sin prisas, por el placer de circular en moto y, por qué no decirlo, que no quieren pasar desapercibidos.

La Scrambler 900 comparte el motor bicilíndrico de 860 cc que llevan otras motos de la serie, como la Thruxton o la Bonneville T100, entre otras. Este motor, que proporciona 59 cv de potencia, es más que suficiente para poner en marcha una máquina de más de casi 240 kilos de peso que sorprende por su agilidad incluso si viajamos por entornos urbanos con tráfico intenso.

A nivel de consumos también ha mejorado mucho la nueva versión de la Scrambler 900 y se sitúa en torno a los cinco litros cada 100 kilómetros, una media realmente interesante en una moto de estas características.

Ahora con inyección electrónica

Una de las novedades más determinantes es que por fin incorpora la inyección electrónica frente al clásico carburador, lo que le permite ofrecer unas prestaciones más actuales y una respuesta del motor más lineal y suave. Quizás algunos nostálgicos lo considerarán una pérdida de encanto, pero cuando salimos a la carretera todo son ventajas.

El diseño de la Scrambler nos retrotrae a las motos clásicas, las que popularizó Steve McQueen en sus películas filmadas en los estudios de Hollywood en Los Angeles, concebidas para circular tanto por carreteras convencionales como por caminos secundarios. Destaca a primera vista el manillar alto y con el inconfundible escape de dos salidas independientes.

Diseño y confort

Se ha mejorado también el diseño y la disposición de los asientos, ganando en confort tanto para el piloto como para el pasajero. El precio se sitúa en el entorno de los 10.000 euros, algo elevado si lo comparamos con motos similares de la competencia pero que se justifican al tratarse de una Triumph.