Competicion

Rossi quiere divertirse con Yamaha

rossi

Valentino Rossi quiere divertirse en esta nueva etapa de Il Dottore en MotoGP. El mítico piloto ha puesto punto final a su triste paso por Ducati, donde el campeón del mundo, uno de los pilotos más valorados de la historia del motociclismo, ha pasado sin pena ni gloria. Ahora, en su vuelta a Yamaha, la escudería donde tocó la gloria. Así lo confiesa en una entrevista a la revista de Dainese. Rossi en estado puro.

Momo, un rincón de Japón en Barcelona. No todos son motos en el país del sol naciente.

Stoner me odia

“Stoner empezó a odiarme sólo porque en aquella ocasión perdió” sostiene el número 46 en referencia a la carrera de Laguna Seca de 2008. “¡Desde ese momento en adelante, no podía dejar de hablar refiriéndose al pasado y a esa carrera, porque en ese momento no fue lo suficientemente hombre como para comprender que simplemente había perdido!”.

MotoGP se ha vuelto muy serio

Hay también alguna crítica velada (aunque no demasiado) al actual mundo de las dos ruedas y al paddock. “En los últimos años este deporte se ha convertido en algo demasiado serio, y también los pilotos. En el pasado había más coraje, pero ahora parece más una cuestión de seriedad y atletismo. Todos siguen dietas y entrenan mucho, sin tener una vida normal. ¡Creo que también es importante divertirse!.”

Según la organización de MotoGP, las sensaciones de Rossi siguen ahí y continúan brindándole los mayores estímulos: “Hay mucha adrenalina antes de la carrera, pero es una buena sensación. Una vez que empieza la carrera te encuentras en otra dimensión completamente distinta. Tu nivel de concentración se eleva vertiginosamente y haces lo que tienes que hacer. De pronto todo está muy claro”.

“Y después, el sabor de la victoria es especial, algo diferente a todo lo demás. Es como una droga. Esta es la razón principal por la que corro. Por desgracia dura 3 o 4 horas, al día siguiente necesitas otra. Nunca se sacia”, concluye el “Doctor”.