Seguridad

Normas para el uso de motos acuáticas en las playas españolas

Moto acuática.

Las buenas temperaturas ya están aquí. Las playas comienzan a llenarse de gente y las motos acuáticas volverán a ser unas divertidas compañeras en nuestras vacaciones. Su uso está regulado y hay que cumplir una serie de normas cuando las utilicemos o, de lo contrario, nos exponemos a ser sancionados.

Como norma general hay que decir que está terminantemente prohibido pilotar motos acuáticas por playas que no estén balizadas o, en su defecto, a menos de 200 metros de la orilla. Cuando sea necesario regresar a la arena se tendrá que hacer a una velocidad máxima de tres nudos.

Chaleco salvavidas

Es obligatorio el uso de un chaleco salvavidas que será de 100N de flotabilidad si la moto es de uso particular y de 50N si se trata de una moto de alquiler. El chaleco debe contar con un silbato que pueda ser utilizado en casos de emergencia.

Las motos solo podrán ser utilizadas por el piloto y el número máximo de pasajeros autorizado que puede variar según el modelo. Incumplir esta norma también puede ser motivo de sanción.

Las motos acuáticas tienen prohibido realizar labores de remolque de otras embarcaciones u objetos flotantes.

Si utilizamos una moto acuática de alquiler no podremos salirnos de la zona acotada que haya dispuesto la empresa que goza de la concesión.

Matrícula y seguro

Toda moto acuática debe llevar su correspondiente matrícula y seguro obligatorio.

Al margen de estas normas, el uso de motos acuáticas puede ser modificado por las autoridades competentes en función de las condiciones meteorológicas o por una gran densidad de bañistas en la playa.

Cumpliendo estas básicas normas podremos disfrutar de una actividad muy divertida. Saber pilotar una moto acuática no requiere grandes conocimientos y el aprendizaje es muy sencillo y rápido. Además, los menores de 18 años que cuenten con el consentimiento paterno también podrán pilotar las motos acuáticas.