Seguridad

Mejora el pilotaje de la moto con lluvia

Drop of a rain close up

Niebla, hielo, escarcha, algo de lluvia e incluso nieve. La conducción de una moto en invierno se hace especialmente penosa, pero con paciencia, prudencia y un poco más de sapiencia, todo es posible. A continuación, algunos consejos sobre cómo conducir con uno de los enemigos más tenaces del motero,  la lluvia.

Tu posición en la moto bajo la lluvia es mucho más importante de lo que puedas pensar en un primer momento. Como el agarre del asfalto se reduce de manera dramática, no puedes inclinar mucho.

Cabe recordar que cuanto más te inclines tú, menos lo tendrá que hacer tu máquina, como dice el experto Pepe Burgaleta. Conducir bajo la lluvia, si vas bien equipado, eres prudente y tienes experiencia, puede no ser agradable, pero no debe ser un suplicio.

Por este motivo es importante que desplaces el cuerpo al interior de la curva, pero, eso sí, sin brusquedad ni rapidez, con movimientos suaves. Como el grado de inclinación es corto no hace falta que emplees posturas acrobáticas, simplemente que desplaces el centro de gravedad algo hacia el interior de la curva.

La quietud te protege del agua

Otro punto donde hacer énfasis es que cuanto más te muevas sobre el sillín, más posibilidades tienes de que te entre agua, así que quédate adherido al asiento y en una posición (muchas ocasiones, un poco encogido) en la que con la suficiente visión de la carretera y libertad de movimientos, te expongas lo mínimo al agua.

Los moteros dejamos a otros aprovechar el agua.