Competicion

Márquez prueba su motoGP en Malasia

marcç

Marc Márquez sigue su adaptación a la Honda que conducirá el año que viene en MotoGP con un viaje a Japón, primero, para conocer la idiosincrasia de su nueva marca y, ahora, rodando más de 1000 kilómetros con su nueva montura en el circuito malayo de Sepang, tristemente celebre por ser donde murió Marco Simoncelli.

De momento, las pruebas del niño prodigio del motociclismo mundial se hacen siempre sobre mojado. “De momento, el tiempo no nos ha ayudado demasiado. Esta mañana el circuito estaba mojado y hemos tenido que esperar hasta las 11.00 horas para poder rodar. Después de cuatro salidas desde ‘boxes’, ha comenzado a llover de nuevo y el día se ha terminado para nosotros”, comentó Márquez en declaraciones facilitadas por su equipo.

Mejorando tiempos

“A pesar de todo estoy contento, porque he sido capaz de mejorar mis tiempos cada vez que he salido a pista con los mismos neumáticos. Esperemos que mañana el tiempo sea mejor y no llueva”, apuntó el piloto de Lleida.

¿Sorprende la Honda MotoGP?

Antes, Márquez ya habló de las nuevas sensaciones sobre la moto, que sorprende. “Sí, porque puedes cambiar muchas cosas en marcha, como la curva de potencia, el freno motor, el control de tracción o te avisa la pantalla si hay un problema electrónico… Son cosas que en Moto2 no había, pero que me las he aprendido muy bien porque en casa me he repasado el dossier que me dieron (hace un gesto señalando que es bastante grueso), en el que ponía para qué era cada botón y cada luz que aparece en la pantalla. Ya me lo sé”.