Accesorios y ServiciosSeguridad

Mantenimiento básico de una moto

Motorbike Engine

Lo barato sale caro, y por eso es fundamental que nuestras motos o ciclomotores pisen el taller con cierta frecuencia para comprobar que el funcionamiento de nuestra máquina es el correcto e intentar frenar su inevitable deterioro. Ahora bien, en ocasiones, podemos hacernos cargos nosotros de que elementos básicos de nuestra moto estén en perfecto estado. Estos son los consejos del fabricante de lubricantes Elf:

  • Filtro de aire: Es preciso limpiarlo regularmente: generalmente cada 10.000 kilómetros, en el marco de un uso normal, y hasta en cada salida, si se rueda en un entorno muy arenoso o polvoriento.
  • El líquido de frenos es el medio que está directamente ligado a su intención de frenar (la activación de la maneta) convirtiendo esta intención en realidad (empuja las pastillas sobre los discos). Su importancia es extrema y hay que comprobar periódicamente su nivel.
  • La Cadena: Los dos aspectos que han de cuidarse son la tensión y el engrase, ya que la alineación no debe plantear problemas si la tensión es correcta.
  • Las funciones vitales: Antes de cualquier salida, la prudencia requiere que se revisen rápidamente los órganos vitales de la moto: neumáticos, frenos, motor, transmisión. Se comprobará que los neumáticos no están rajados o deshinchados.
  • Limpieza: Se evitará el uso de limpiadores de alta presión (tipo Kärcher), aunque sean prácticos, y se volverá a los buenos y antiguos métodos: jabón suave, una esponja, agua tibia y productos de mantenimiento específicos (champú, abrillantador…).
  • La Batería: La vida útil normal de una batería es de dos años, aunque puede resultar útil recargarla regularmente, sobre todo durante las temporadas frías a modo de prevención.