Marcas y Comparativas

La potente Honda CB1000RR Fireblade llega a España

La Honda Fireblade es perfecta para circuito.

Entre las Honda uno de los modelos más espectaculares es la nueva CB1000RR Fireblade que salió al mercado a finales del pasado año y que desde hace muy poco tiempo ya puede encontrarse en los concesionarios españoles. Está disponible en dos versiones, la convencional o estándar, y otra bajo la denominación SP que incorpora algunos cambios y está perfectamente preparada para disfrutarla en el circuito pero que está totalmente homologada para su uso en carretera.

Sin duda estamos ante una de las motos que más felices hará a los amantes de la velocidad y que puedan invertir en ella los más de 16.000 euros que cuesta la versión estándar o los 19.000 de la SP.

180 cv para ir al límite

Honda ha equipado a la CB1000RR Fireblade con un potente motor de cuatro cilindros en línea que rinde hasta los 180 cv, lo que le convierte en una de las motos con mayor potencia de su categoría.

La versión SP para circuito cuenta con un chasis diferenciado y unas suspensiones de la marca Óhlins diseñadas especialmente para ofrecer un mejor rendimiento en los circuitos. También se han cuidado con detalle los frenos, con pinzas Brembo de cuatro pistones para ofrecer ma mejor frenada a altas velocidades. A la calle sale equipada con neumáticos de la marca Pirelli, concretamente los Diablo Supercorsa SP, perfectamente válidos para exprimir a tope la moto en el circuito.

Todas estas mejoras, sin embargo, apenas se distinguen con el modelo estándar, que también ofrece unas interesantes prestaciones cuando giramos a tope el puño del gas.

Inspirada en las motos de competición

Honda, en ambos modelos, ha implementado el sistema de amortiguación electrónica que monitoriza la velocidad para poder ajustar la fuerza de amortiguación. Esta novedad está inspirada en las motos de Honda que compiten en el Mundial de Moto GP.

Aunque ambas versiones guardan una gran similitud estética, la versión SP, destinada a un uso deportivo en circuito, no está preparada para llevar pasajero.