Competicion

El Mundial en España también sufre la crisis

La crisis que afecta a todos los sectores de la economía española también ha hecho mella en el Mundial de Motociclismo. Poco antes de celebrarse el último GP de Aragón 2012, se ha conocido que la empresa que ostenta los derechos del campeonato, Dorna, ha atendido finalmente la petición del Gobierno de Aragón y ha rebajado el canon que éste paga en casi 7 millones de euros.

Previsiones no cumplidas

Las previsiones económicas que se hicieron cuando se firmó el contrato, por cinco años de duración, se han venido abajo, y los nuevos responsables políticos de la región habían solicitado ajustar el canon a las actuales circunstancias económicas del país para poder mantener el Gran Premio.

El contrato inicial reflejaba un compromiso por parte de Dorna para organizar hasta 2016 en el Circuito Motorland (Alcañiz) un total de cinco pruebas del Mundial de Motociclismo, a cambio de un canon que debía hacer frente el Gobierno de Aragón por valor de 38,68 millones de euros. Con la reducción de los 6,63 millones, el total del canon queda finalmente en 32,05 millones.

El presidente de la Sociedad Autonómica Motorland, Arturo Aliaga, asegura que pagar ese canon es rentable, pues estima que por cada euro invertido se generan seis de beneficio.

En el último GP de Aragón, celebrado el 30 de septiembre, más de 40.000 personas asistieron a las carreras del domingo, y se estima que en un radio de 60 kilómetros de Alcañiz todas las plazas hoteleras estaban ocupadas.

Las entradas para las carreras tenían unos precios que oscilaban entre los 55 y los 110 euros.