Accesorios y ServiciosMarcas y Comparativas

El C-Evolution de BMW estará disponible en primavera

foto bmw

La esperada C-Evolution, la moto eléctrica de BMW, estará en los concesionarios europeos a partir de la próxima primavera. Una gran noticia esperada desde hace muchos meses por los aficionados a las motos que, además, desean respetar el medio ambiente.

La C-Evolution es un scooter de gama alta movido por energía eléctrica, un campo que la firma alemana ha explorado con éxito en los coches, como el i3, y que ahora llega al segmento de las dos ruedas.

A punto de iniciarse la comercialización de su primer turismo eléctrico, el nuevo BMW i3, que ya tiene precio para España estipulado en 35.500 euros, la división de motos del gigante alemán tiene todo listo en este scooter que está llamado a revolucionar el sector.

Gran experiencia

La mucha experiencia de la marca en la movilidad eléctrica sobre cuatro ruedas ha permitido desarrollar con las máximas garantías este primer scooter cien por cien respetuoso con el medio ambiente, utilizando entre otros elementos módulos de acumuladores y diversos componentes electrónicos empleados en el BMW i3.

La base del C-Evolution parte de los propios scooters C600 de gasolina, pero con motor síncrono eléctrico refrigerado por agua y con una caja de cambios automática. Desarrolla una potencia máxima de 47,5 cv y permite alcanzar una velocidad máxima de 120 km/h, limitada para garantizar una autonomía que, según la firma alemana, llega hasta los 100 kilómetros.

Sencillez en la recarga de baterías

Para recargar las baterías basta conectarlas a un enchufe convencional de 220 voltios durante cuatro horas si se encuentra completamente descargada. Pero al igual que en el i3, el C-Evolution cuenta con un sistema de recuperación de la energía durante las fases de deceleración y al activar los frenos.

Para facilitar la maniobrabilidad en ciudad, el C-Evolution está provisto de una marcha atrás que permite moverse a muy baja velocidad en maniobras de aparcamiento. Cuenta también con un sistema de control de tracción TCA que evita que la rueda trasera patine en arrancadas sobre suelo resbaladizo.

Durante la conducción, a través de un display instalado en el tablero de instrumentos, ofrece gran cantidad de información como la velocidad, el consumo promedio expresado en kWh/100 km o el nivel de carga de la batería.