Marcas y Comparativas

BMW y Triumph apuestan por las divertidas trail

foto triumph

Las motos de trail son muy divertidas. Las principales marcas lo saben y cada vez sacan al mercado máquinas más potentes, ágiles y versátiles, capaces de circular tanto por el asfalto como por los caminos más pedregosos. La BMW F 800 GS y la Triumph Tiger 800 XC son dos buenas opciones. Veamos cómo son cada una.

Lo primero que hay que decir es que ambas motos, pese a su estética trail, están perfectamente preparadas para circular por carretera como cualquier otra más convencional, pues no tienen nada que envidiar a las motos de paseo o deportivas en cuanto a prestaciones, estabilidad y seguridad. Sin embargo, es en la tierra y el barro donde resultan más divertidas.

La experiencia de BMW

BMW tiene más experiencia en las motos de trail y esta F 800 GS es una buena prueba de ello. Cuenta con un nuevo motor bicilíndrico en línea e incorpora de serie el sistema de frenos ABS. Además, y como opción, se puede añadir un interesante kit de control de presión de los neumáticos que nos permitirá disminuir la presión de las ruedas cuando circulemos por la montaña.

La moto de Triumph, que utiliza un motor tricilíndrico de 800 cc, no incorpora de serie el ABS, aunque lo tenemos como opción.

La Triumph es más rápida

La moto británica es algo más rápida y se nota que el fabricante ha buscado una moto versátil, que nos pueda divertir en la montaña pero que a lo largo de su vida hará más kilómetros por carreteras convencionales.

Por supuesto, ambas motos tienen la posibilidad de montar neumáticos de tacos, aunque de serie salen con unos mixtos.

Aunque con cualquiera de ellas puedes planear un viaje en moto y disfrutar, mi consejo es que si vas a utilizarla mucho en caminos de montaña y pistas forestales te decantes por la BMW, mientras que si vas a recorrer muchos más kilómetros por asfalto, lo hagas por las Triumph.