Marcas y Comparativas

BMW S 1000 R, una naked rutera con prestaciones muy deportivas

Las naked están de moda.

BMW es una de las marcas más valoradas por los motoristas que gustan de motos potentes y de gran tamaño para devorar kilómetros y kilómetros por las carreteras. La firma alemana ofrece siempre motocicletas muy adecuadas para realizar largos viajes y sus modelos suelen encontrar una gran aceptación en el mercado.

Ahora llega una nueva BMW, la S 1000 R, que sin duda dará que hablar en los próximos meses. Inspirada en la popular RR, es una naked de largo recorrido con un completo equipamiento electrónico diseñado para que todo esté siempre bajo control y no hayan sorpresas en la carretera.

Completo equipamiento de serie

La BMW S 1000 R está equipada con ABS y control de tracción de serie, elementos muy apropiados en una moto de estas características, de gran peso y tamaño, con mucha potencia, y donde es necesario ofrecer las mayores cotas de estabilidad.

Disponemos de dos modos de conducción, Rain y Road, que se diferencian en el nivel de tracción y la potencia, con lo que podemos decidir cómo queremos conducir en función de las condiciones de la carretera por la que vayamos a circular. Como opción hay un paquete Sport que también cambia estas opciones.

La moto, aunque es una rutera, ofrece unas prestaciones muy deportivas. Está equipada con frenos Brembo, que garantizan una buena respuesta en cualquier tipo de frenada, y los neumáticos con los que sale del concesionario son los Pirelli Diablo Rosso, toda una garantía incluso para los pilotos más agresivos en su forma de conducir.

El cuadro de instrumentos recoge toda la información que se precisa en una pantalla digital de forma rectangular. Podemos ver velocidad, nivel de combustible, control de tracción, temperatura, marcha en la que vamos, etc.

Amplia y cómoda

Como en la mayoría de los modelos de BMW se ha cuidado mucho el espacio disponible tanto para el conductor como para el eventual pasajero, así como zonas en las que podemos ubicar maletas u objetos más voluminosos sin que sean molestos.

El motor, de casi 157 cv de potencia, permite una conducción a altas velocidades que le permiten medirse incluso a las motos más deportivas, aunque realmente la S 1000 R es más una rutera.