Marcas y Comparativas

BMW F800 GS y Triumph Tiger XC, dos trail muy versátiles

foto triumph tiger xc

Las motos de trail, cada vez más versátiles, cuentan con gran aceptación y entre ellas, las de media cilindrada se adaptan perfectamente a los gustos de los europeos. La BMW F800 GS y la Triumph Tiger XC son dos buenas opciones. Te ayudamos a conocer sus diferencias.

En ambos casos estamos hablando de dos motos perfectas para ir de ruta por la montaña pero también para utilizarlas como de medio de transporte en el día a día por la ciudad.

Estética más deportiva

La GS de BMW es una clásica entre las motos de trail. El actual modelo con motor de 800 cc presenta algunos cambios respecto al de 700, y adopta una estética más similar a las motos utilizadas en los rallys, es decir, un aspecto todavía más deportivo.

Incorpora de serie el sistema de frenado ABS, algo que no sucede en el modelo de Triumph, donde sólo está como opción, y puede llevar, aunque este caso también de forma opcional, un práctico kit de control de presión de los neumáticos para adaptarlos al tipo de carretera en el que vamos a circular. Por su puesto el ABS en ambos casos es desconectable.

Elegante y aventurera

Triumph ha tratado con esta XC 800 de ofrecer una moto mucho más aventurera de lo que suele ser habitual en la firma británica. Eso sí, no pierde la elegancia que caracteriza e identifica a los modelos de la marca.

Los motores son diferentes, pues BMW opta por un bicicilíndrico frente al tricicilíndrico con el que está equipada la moto de Triumph. Sin embargo, a nivel de prestaciones ambas ofrecen potencia y velocidad suficiente para disfrutar en todo tipo de trazado, aunque quizás la BMW se muestra más cómoda en los caminos de montaña que la Triumph, y es que sus suspensiones se adaptan mucho mejor a los firmes irregulares.

Los neumáticos en ambos casos son mixtos de serie aunque en ambas motos pueden ser montadas gomas de tacos si el uso que le vamos a dar es más por montaña que por asfalto.

Ambas son perfectas para escaparnos durante el fin de semana a cualquiera de los magníficos hoteles de montaña que tenemos por España y disfrutar de la naturaleza subidos en moto.