Seguridad

Algunos consejos si vas a estrenar moto este verano

El verano es tiempo de estrenar moto.

Quizás seas un buen estudiante y como premio a tu esfuerzo tus padres te han recompensado con tu primera moto o, simplemente, has decidido cambiar la que ya tenías por una nueva aprovechando la llegada del buen tiempo, que es el período del año en el que más motos se venden.

Aunque hoy en día las motos que salen de fábrica apenas necesitan período de rodaje como sucedía hace unos años, sí deberías seguir algunos consejos o recomendaciones para que la moto siempre esté preparada para ofrecer un buen rendimiento y, lo que es todavía más importante, para hacerte a ella, pues no todas son iguales ni se conducen de la misma forma.

Suave y sin prisas

Como hemos dicho hoy no es necesario realizar un período de rodaje estricto, pero sí es conveniente durante los primeros kilómetros conducir de forma suave, no someter a la moto a su máximo de revoluciones ni apurar a tope las marchas.

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es el uso de los frenos. No es nada aconsejable realizar frenadas bruscas durante los primeros días. Las pastillas o zapatas precisan de un período de adaptación para rendir al máximo, por lo que es conveniente frenar de forma suave y progresiva. Conseguiremos un mejor rendimiento durante más largo tiempo.

En este aspecto también es importante saber que los neumáticos no responden al 100% de su rendimiento óptimo durante los primeros kilómetros, pues antes deben desprenderse de la primera capa de la goma, por lo que una frenada exigente durante los primeros kilómetros puede llevarnos al suelo al no responder los neumáticos como esperábamos

Mejor en la ciudad que en carretera

Si hace unos años los fabricantes recomendaban períodos de rodaje en torno a los 1.000 kilómetros, actualmente bastará con rodar unos 50 kilómetros de forma suave para que tu moto esté en perfectas condiciones de rendir al máximo, con lo que prácticamente desde el primer día podrás disfrutar de tu nueva moto a tope y sin riesgos.

Eso sí, lo más aconsejable es realizar esos kilómetros en zonas urbanas, donde la moto será sometida a constantes cambios de ritmo, aceleraciones y frenadas suaves, y no en una autovía donde el ritmo constante no permitirá un rodaje adecuado de todos los elementos.